Los 10 hábitos que pueden ayudarte a perder peso

A continuación te vamos a dar 10 consejos que te ayudarán a adelgazarte. El control de peso se trata de hacer pequeños cambios en tu dieta y en tu vida en general.

Los 10 hábitos que pueden ayudarte a perder peso

Los cambios tienen que convertirse en hábitos que nos acompañen durante toda nuestra vida. Al incorporar estos pequeños ajustes en tu estilo de vida, comenzarás a ver cómo puedes ahorrarte muchísimas calorías y perder peso. Estos 10 hábitos harán que pierdas peso:

Evalúa tus hábitos alimenticios. ¿Estás comiendo bien entrada la noche, picas mientras cocinas, te acabas la comida que queda en los platos de los niños? Mira a tu alrededor y será fácil de identificar algunos comportamientos que se pueden cambiar y que te ayudarán a reducir tu consumo de calorías.

Si no puedes planear, fallarás. Necesitas una estrategia para tus comidas y meriendas. Prepara snacks y bocados saludables para los momentos del día en los que sepas que típicamente tienes hambre y puedes alejarte fácilmente de tu plan de alimentación.

Ve a comprar siempre con la barriga llena. Es un desastre ir a la tienda de comestibles cuando tienes hambre. Haz tus compras con la ayuda de una lista preparada para poder controlar al máximo tus impulsos de comprar comida que no te convien. Comer bien comienza teniendo alimentos saludables en tu despensa y nevera.

Come de forma regular. Calcula la frecuencia con la que comes. Esto hará que funciones mejor. Las comidas regulares ayudan a evitar los atracones.

Come sentado en una mesa utilizando platos y cubiertos. Los alimentos consumidos de pie son fáciles de olvidar. Puedes disfrutar conscientemente de tus comidas si estás sentado y así serás consciente exactamente de lo que comes.

Los 10 hábitos que pueden ayudarte a perder peso

Sirve los alimentos en platos individuales y deja lo que no te debes comer en la cocina. Los cuencos de comida en la mesa piden ser comidos y se necesita increíble fuerza de voluntad para no seguir comiendo. Recuerda, tu mente tarda unos 20 minutos para que le llegue la señal de que tu vientre está lleno.

Come despacio, mastica cada trozo que te metes en la boca y saborea el sabor de la comida. Trata de descansar dejando el tenedor en la mesa entre bocado y bocado y bebe mucha agua con las comidas.

No comas después de la cena. Este es un error que te lleva a engordarte. Si tienes hambre, trata de satisfacer tu necesidad de comer con una bebida sin calorías o un trozo de caramelo duro y sin azúcar. Cepíllate los dientes después de comer, esto te ayuda a reducir la tentación de comer de nuevo.

Toma aperitivos durante el día y trátalos como una minicomida. Los aperitivos más nutritivos contienen hidratos de carbono complejos y una pequeña cantidad de proteína y grasa.

Comienza el día con el desayuno. Es la comida más importante del día. Después de una larga noche de descanso, tu cuerpo necesita el combustible para llevar a cabo su metabolismo y para darte la energía suficiente para el resto del día.